Estos zapatos de segunda generación se los compró mi madre cuando tenía 14 años… Tienen ahora la friolera de aproximadamente 43 años . ¡Cómo se siente una pisando con tanta historia andante! Están teñidos y recauchutados, ¡pero me chiflan!

image

Anuncios